Rutas y senderos por la Comarca del Asón-Agüera
TURISMO RURAL
RUTAS DE SENDERISMO EN:
Rutas Valles pasiegos
Rutas Asón - Agüera
Rutas Costa Oriental
Rutas Costa Central
Rutas Costa Occidental
Rutas Liébana - Picos
Rutas Saja - Nansa
Rutas Besaya
Rutas Campoo
GUIARURALCANTABRIA.COM
Contact@
Rutas y senderos por la comarca del Asón-Agüera volver atrás
RUTA 30 - BARRANCO DE CALLEJAMALA Y PICO VENTOSO

Recorrido: Travesía Otañes-Agüera
Distancia: 18 kilómetros, 650 metros de ascenso y otros tantos de descenso.
Dificultad media.

Descripción de la ruta:

La zona que vamos a recorrer se ha caracterizado por la importancia de la explotación minera durante el pasado siglo. La minería del hierro fue especialmente importante entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Orientada a la exportación, fundamentalmente a Gran Bretaña, se aprovechaba de una localización próxima a la costa desde donde se embarcaba el mineral a través de los espectaculares embarcaderos de hierro cuyos restos aún se conservan en la bahía de Mioño y en Ontón. En general, y especialmente en esta zona, los yacimientos eran pequeños, los llamados tajos y desde ellos, a través de ferrocarriles o de cintas mecánicas, se transportaba el hierro hasta los embarcaderos. A partir de la segunda década del siglo XX el descenso de la demanda exterior hizo que disminuyera la producción y se fueron abandonando la mayoría de los tajos, aunque algunos se mantuvieron hasta mediados del siglo pasado. Esta actividad ha tenido una gran influencia en la organización del espacio y descubriremos múltiples huellas de este pasado: escombreras, viejos descargaderos, lavaderos, poblados mineros, antiguos trazados de ferrocarril, etc.

Partimos de Otañes (85 m), uno de los pueblos con más restos arqueológicos de la presencia romana en Cantabria, entre ellos la famosa "Pátera de Otañes", un plato con relieves en oro y plata. Por aquí pasaba la calzada que desde Flaviobriga (Castro-Urdiales) iba hacia la Meseta por el valle de Mena. Desde la plaza de Otañes, junto al miliario romano, mojón de piedra que marcaba las distancias en las calzadas, entrando por una calleja hasta poco antes de la iglesia del pueblo, nos desviamos a la derecha para subir hasta las casas más altas de la localidad. Llegando a éstas, antes de un pequeño puente, se bajar por una pista a la izquierda y se sigue de frente. Esta pista discurre' por el trazado de un antiguo ferrocarril minero, yendo por la margen izquierda del barranco del río Callejamala, siempre a cierta altura sobre el cauce. Hay que atravesar la vaguada ocupada por un eucaliptal y después un pequeño túnel seguido de una pista. Al cabo de un buen trecho entramos así en el escondido valle de Callejamala, con un robledal-abedular en su cabecera. Nos encontramos con las ruinas de unos antiguos descargaderos de mineral junto al río. A partir de ahí, la pista continúa ascendiendo hasta llegar a la divisoria con Vizcaya. Frente a nosotros ya vemos el Pico Ventoso (731 m) que culminaremos después de un último repecho. El Ventoso, que hace honor a su nombre, está coronado por un pequeño buzón y un vértice geodésico. La caseta de un antiguo repetidor de televisión fuera de uso nos puede servir de resguardo contra el posible vendaval.

Desde el Pico Ventoso hay una panorámica muy completa de la costa oriental por el norte y del valle de Guriezo por el sur con sus distintos núcleos de población. Precisamente hacia este valle de Guriezo nos dirigiremos para completar nuestra ruta. El valle está recorrido por el río Agüera, el más oriental de los ríos cántabros que nace en Trucios y desemboca en la playa de Oriñón. Este río destaca por el aprovechamiento que de él hicieron los antepasados guriezanos desde los tiempos medievales, estableciendo sus famosas industrias metalúrgicas. En el valle de Guriezo hubo cuatro importantes ferrerías: la del Calce, la del Puente, la Merced (constituyó la primera fábrica moderna siderometalúrgica y fue predecesora de los Altos Hornos de Bilbao al pertenecer a Ibarra, en la que los carlistas fundieron cañones y morteros, prendiéndola fuego al aproximarse el ejército constitucional tras la toma de Ramales) y la de la Yseca, que hasta hace poco ha funcionado como museo. Además de las ferrerías funcionaban más de una veintena de molinos.

Desde el cordal que separa el valle de Guriezo de la costa, descenderemos por una pista hasta el fondo del valle para llegar a Agüera (100 m), uno de los 24 barrios que forman el municipio de Guriezo, donde terminaremos nuestra marcha.

Ruta publicada por:
CLUB DE SENDERISMO CAJIGA

[ruta anterior]

 
[subir]